El lowcost, ¿cuestión de imagen?

Hasta hace poco hablar de lowcost era como hablar de productos o servicios baratos y de poca calidad, productos que sólo eran capaces de posicionarse en base al precio, por lo que urgía un recorte de costes acorde con el proyecto de negocio.

Pero la cosa parece que está cambiando. En algunos aspectos hablar de lowcost no sólo no es negativo, sino que es signo de buena gestión. Pensemos por ejemplo en una administración pública lowcost, capaz de mantener los servicios necesarios pero eliminando lo superfluo (que no es sino la idea de lowcost). A nadie escapa que este tipo de administración tendría muchas alabanzas y seguidores.

El lowcost va a dejar de ser algo peyorativo para pasar a ser sinónimo de eficiencia. Lo otro es el saldo, el producto y servicio de derribo. Empresas como Southwest Airlines han demostrado que la calidad no es sinónimo de precio caro, sino de racionalización en la gestión y de conocimiento del cliente.

El modelo lowcost, que empezó siendo un movimiento contrario al status quo, va a ser el nuevo status quo ocupando las preferencias conceptuales de los clientes. Nunca más se identificará la calidad con lo caro.

4 thoughts on “El lowcost, ¿cuestión de imagen?

  1. No veo el lowcost como algo peyorativo, bien dice el post que es la eficiencia en la gestión. Me gusta poder disponer de estos hoteles, y quiero saber si conocen alguno en Nueva York que siga ésta línea o de alguna forma de poder buscar.

  2. No veo el lowcost como algo peyorativo, bien dice el post que es la eficiencia en la gestión. Me gusta poder disponer de estos hoteles, y quiero saber si conocen alguno en Nueva York que siga ésta línea o de alguna forma de poder buscar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>