En lowcost cabe casi de todo

¿En qué se diferencia un hotel EasyHotel de un Sidorme? Aparentemente en todo. Haga la prueba, intente pasar una agradable tarde en una habitación de un hotel Easy, no podrá. Y sin embargo ambos son calificados como lowcost.

Hay un auténtico cajón de sastre donde se meten todos esos hoteles cuya estrategia está basada en la contención de costes racional, en la eliminación de lo superfluo y en la afirmación de lo necesario, pero donde también entran aquellos hoteles para los que lo superfluo llega a ser hasta las ventanas o el espacio vital.

En cierto modo, siguiendo esta tendencia, podríamos calificar de bajo coste los hoteles de playa. Pero no lo son, a pesar de utilizar el precio como parte importante de su estrategia.

En realidad hemos asumido que lowcost es simplemente precio bajo, cuando es un enfoque mucho más complejo que parte (o debiera partir) de una racionalización de la estructura y de la gestión, de un adecuado control de costes y de un profundo estudio del target al que va dirigido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>